Hoy vamos a dedicar nuestro post a la ceremonia más original que hemos realizado. Si estás buscando ideas para una boda diferente, ésta crónica te va a encantar…

Una de las bodas más originales en las que participamos el año pasado fue en la de Jennifer y Ricardo. Una boda rústica, en una preciosa casa rural y en la que no podía faltar su querida perrita Dolce…

Jennifer, Ricardo y Dolce

Jennifer y Ricardo, buscaban algo más que un ambiente idílico y una celebración íntima, querían una ceremonia diferente, original, divertida y sobretodo, única. Les aterraba la idea del típico maestro de ceremonias que lee el código civil. Así que nos pidieron ayuda… y lo que hicimos fue organizar una gran ¡Ceremonia Musical!

Ceremonia Musical… ¿qué será eso? Si… eso mismo se preguntaban los novios… y es que, parte del encanto de esta ceremonia se basa en que los novios conocen pocos detalles del desarrollo de la celebración (hay muchas sorpresas y mucha música).

 Recogimos, a lo largo de varias reuniones información personal y musical de los novios para crear la ceremonia perfecta, a medida. 

Jennifer estaba un poco más inquieta que Ricardo respecto a no tener mucha idea de lo que iba a suceder en la ceremonia, pero cuando el día llegó, no pudo dejar de emocionarse, reír, y disfrutar de aquel espectáculo en nombre del amor, que habíamos creado para ellos…

 

 

Como en toda ceremonia no faltaron los rituales, las lecturas, los votos…¡y la música! La música en directo fue la protagonista de la celebración.

Momentos especiales durante la Ceremonia

En algunos momentos los invitados bailaban, en otros se emocionaban… Algunas partes de la celebración se narraban y otras… ¡Se cantaban!

Jennifer y Ricardo apostaron por una boda diferente y fue un gran éxito. 

Además de participar en la ceremonia musical, acompañamos el cóctel con guitarra y voz, y para la fiesta… ¡Nuestro TSP DJ!

Fue una boda inolvidable, divertida, dulce, original, diferente y dónde sobretodo se respiraba el profundo amor que sienten el uno por el otro…

 

 

Gracias Jennifer y Ricardo por confiar en nosotros, gracias por regalarnos un día tan, tan especial, gracias por permitirnos seguir soñando a través de vuestras sonrisas…